Tag Archives: inmigración

La ocupacion y el regreso de la desobediencia civil en EU: Creatividad infinita en la escuela de la rebeldía

30 Nov

Por Radiosonidera
Despues de casi más de dos meses de mantener las ocupaciones en diferentes ciudades de los Estados Unidos, la policía ha tratado de desalojar y dispersar a las masas que no se cansan de gritar que son el 99%. Algunas veces los cantos de “Esto es como se ve la Democracia” y otras veces recurriendo al Mic Check -el llamado micrófono del pueblo- los indignados de las ocupaciones de Estados Unidos tratan de mantener lo más sólido de este movimiento, las plazas ocupadas.

Sin embargo entre las pláticas empiezan a surgir dudas sobre los siguientes pasos de este movimiento de ocupación ante el inminente invierno y el acoso policíaco. Es evidente que el flujo de gente ha empezado a decaer, y ante las trampas del uso excesivo de la tecnología, muchos de los que antes estaban al pie de guerra en las ocupaciones, ahora se conforman con seguir desde la comodidad de sus casas las transmisiones en vivo que se realizan a través del internet.

Hace unas semanas mi compañero y yo recorrimos por casualidad Estados Unidos de costa oeste a costa este. Lo que encontramos en el camino sin duda invaluable, el diálogo cara a cara con aquellxs que siguen de pie en las plazas, tratando de organizarse, apoyando a sindicatos, con planes desarticulados de tomas de edificios, sin realmente entender cuáles son las demandas específicas de este movimiento, enfrentando al reto de tratar de realizar la coordinación de un movimiento diverso que no tiene pies ni cabeza, pero sin duda motivados por el hecho de que este movimiento de los indignados en Estados Unidos es un respiro de la monotonía y obediencia civil que ha reinado en los Estados Unidos desde que la policía desarticuló los movimientos de las Panteras Negras en Oakland California y MOVE en Filadelfia respectivamente.

Definitivamente un patrón de la mayoría de las ocupaciones es la constante frustración de muchxs debido a lo desarticulado del movimiento, y al hecho de que existen divisiones y opiniones encontradas. Para algunxs es triste el hecho de que en las Asambleas Generales halla desacuerdos, confusión e incluso enfrentamientos verbales, sin embargo, desde una perspectiva con un poco de distancia y perspectiva, esto es el mero resultado de la convocatoria amplia que ha logrado este movimiento del 99%. Después de años de conformidad e intentos aislados de centros comunitarios autónomos, este movimiento de ocupación trae la posibilidad del diálogo y el reto para los activistas de la vieja guardia para poner en marcha la teoría, sin perder de vista el hecho de que este movimiento no necesita de líderes o doctrinas, si no de la capacidad de construir una propuesta autónoma desde abajo y de forma horizontal.

Una crítica fuerte al movimiento del 99%, dependiendo de la ciudad y el contexto, es la falta de representatividad y participación multiétnica. A pesar de que algunxs activistas se empeñen en ser auto críticos y recordarse a si mismos sobre sus privilegios raciales, el movimiento parece excluyente para la población que no habla la lengua inglesa. También hay que recordar que Estados Unidos es el país que ha causado la inmigración forzada de miles de inmigrantes que han dejado sus países arruinados detrás, y al llegar al país del sueño americano se enfrentan a leyes anti racistas que les persiguen y encierran. ¿Por qué habrían estos grupos de inmigrantes de tener alguna simpatía con el movimiento de norteamericanos en sus mayoría de raza anglosajona?. Esta es una pregunta que muchxs inmigrantes le hacen al movimiento. Bueno, la respuesta no es tan simple. Requiere de hechar un vistazo hacia atrás a la historia y al orden mundial en el que sobrevivimos. Requiere de un acercamiento de los movimientos sociales de inmigrantes a los movimientos sociales en Estados Unidos y viceversa. Y para muchxs la obligación social a participar en este movimiento por muy confuso que parezca, el simple hecho de que un movimiento que surge en la panza de la bestia debería ser mucho más efectivo que las manifestaciones que hemos podido mantener frente a los consulados de Estados Unidos en los países Latinoaméricanos, sin menospreciar la lucha de nuestros pueblos en América Latina, sin lugar a dudas, muchas de estas manifestaciones se miran como gritos de hormigas ante los pies de un gigante. Sin embargo estos movimientos sociales que se han gestado por años en América Latina con limitados recursos y creatividad infinita son una escuela de rebeldía que brinda la experiencia de la tradición de las ocupaciones por años, a lo que llamamos plantones. Años de mantenerse bajo la lluvia con carpas, de organización social, de cooperativas de comida, de radios comunitarias que no necesitan permiso para transmitir las voces del pueblo, de barricadas, de desobediencia civil de aquellxs que no tienen miedo, pues aquél que lo ha perdido todo no tiene miedo, y así en nuestros países en América Latina, hemos pasado años bajo el terror y opresión militar que ha sido inyectada por el gobierno estadounidense. Hemos aprendido a sobrevivir con rebeldía.

Así como es necesario para el inmigrante mantener su identidad cultural, debería ser también necesario conocer sobre la historia de la tierra donde pone sus pies. De ser así, poco a poco nos daríamos cuenta que esta nación que se mantiene con el discurso de la democracia al mismo tiempo que mantiene la invasión militar en otros países, lleva años de opresión desde el día en que los colonialistas pusieron sus pies en este continente mal llamado América. Este país desde el principio ha controlado a las minorías a base no sólo de racismo, sino de clasismo. Cuando los primeros anglosajones llegaron a este país, no fueron solamente los ricos quienes llegaron, sino también sirvientes pobres de piel blanca que abandonaron sus países en busca del sueño americano. Cuando los colonizadores desembarcaron a los primeros esclavos negros, fue claro desde el principio que no tenían la más mínima intención de tratarles como seres humanos, si no como animales. Y cuando las condiciones de los esclavos negros y los sirvientes blancos fueron similares, y se empezaron a crear alianzas interraciales para derrotar a los anglosajones en el poder, estos mismos decidieron seguir aquél viejo dicho: Divide y vencerás. Ofreciendo a los sirvientes blancos la posibilidad de ser libres después de cierto número de años de trabajo y de adquirir tierra, estos decidieron desvincularse y abandonar a su suerte a aquellxs sin duda desgraciados por el color de su piel, los esclavos negros tendrían que llevar su lucha con sus propias manos. Fueron los capataces, los que construyeron el sistema de leyes en este país, los terratenientes quienes desarticularon las alianzas interraciales. Y siguen siendo los dueños del dinero los que tienen el poder, aquellos quienes dictan las leyes en este país, sin importar el color de su piel, tales como el Consejo de Intercambio Legislativo Americano (ALEC por sus siglas en inglés), quienes tejieron la ley SB1070 en Arizona que habilita a las fuerzas policiales a realizar detenciones basadas en el perfil racial. Y en los barrios negros pobres de Filadelfia estas mismas fuerzas policíacas siguen asesinando jóvenes, llenando de drogas y armas las calles. Creando inestabilidad e irritación entre los que son los más oprimidos.

Sin tratar de crear divisionismo, si no de comprender el territorio donde surge este movimiento y de ser más hábiles en nuestras estrategias y de aprender de los retos que se nos presentan es necesario nombrar varias verdades, sin que éstas nos lleven a la frustración, la indiferencia y a la no participación.
Ante el divisionismo entre activistas en Estados Unidos, es claro que las luchas que les atañen son prioritariamente diferentes. Mientras unxs luchan por igualdad económica, otros luchan por el derecho a sus derechos humanos básicos, a la no discriminación por el color de piel, un lugar donde dormir, comida, acceso a los servicios médicos, educación. Así algo de gran interés que he encontrado en mi experiencia personal en las ocupaciones es la reunión de todxs aquellxs que están inconformes en las calles por una u otra razón. Y las Asambleas Generales recuerdan al mito de la Torre de Babel, donde las miles de lenguas hicieron imposible el diálogo entre aqullxs que osaron retar al Dios cristiano en la construcción de una torre que casi alcanzaba el cielo desde donde domina y dicta las leyes bajo las cuáles hay que vivir. Es de alguna manera hermoso ver en las ocupaciones a activistas inconformes durmiendo espalda con espalda con aquellxs a quienes antes no se atrevían a mirar a los ojos, a los vagabundos que viven en la calle, a los locos que mantienen vivas las ciudades de Estado Unidos, otras víctimas más del sistema policíaco.

Es un reto enorme para este movimiento construir las bases que permitan el dialógo directo. El movimiento si bien necesita mantener su base que constituyen las plazas ocupadas, ya que estas le dan visibilidad al movimiento y permiten que cualquier transeúnte se acerque, también es necesario tomar los espacios que permitan mantener estas discusiones en las cuáles construiremos un movimiento articulado entre todxs estxs que nos miramos diferentes. Y necesitamos de tácticas efectivas coordinadas entre las diferentes ocupaciones a lo largo del país. Es un común denominador en la mayoría de las ocupaciones que es necesario moverse bajo un techo ante las inclemencias del clima. Este 6 de Diciembre hay un llamado que hace la Ocupación de Wall Street en Nueva York para tomar las casas que han sido hipotecadas. Las voces en la Asamblea general de Oakland el pasado 15 de Noviembre un día después de su desalojo apuntaban a lo mismo: dirigir el movimiento a tomar las casas que han sido arrebatadas de sus dueños, y tomar las escuelas que han sido cerradas por los gobiernos de las ciudades. Desde la ocupación de Oakland también la acción coordinada para este 12 de Diciembre el cierre de los puertos de la Costa Oeste. Acciones coordinadas efectivas.

Así los pasos para este Invierno para resistir en el movimiento de los indignados en los Estados Unidos enfrenta grandes retos, pero afortunadamente también va apreciándose claridad entre la turbulencia: diálogo, horizontalidad, unidad, creatividad, intercambio de experiencias, inclusión, toma de espacios, acciones coordinadas entre las diferentes ocupaciones, autonomía, análisis de lo que hasta ahora se ha logrado, preparar la estrategia para la primavera… no nos vamos, tenemos mucho trabajo que hacer en este invierno con creatividad desde la escuela de la rebeldía y la desobediencia civil.

Anuncios

Informe desde Wall Street: Somos el 99% (podcast)

26 Nov

por Andalucia Knoll para Medio a Medio

Occupy Wall Street, originalmente era la llamada de la revista estadounidense Adbusters urgiendo a la gente para ir al centro financiero del mundo, Wall Steet y ocupar la plaza Zucotti Square. Esta llamada era dirigida al 99 porciento de la población que están hartos de la política del 1 porciento y la crisis económica que provocó.

Lo que empezó con este encampamento ha explotado a ser un movimineto a nivel internacional con ocupaciones solidarias en más de 40 ciudades de los estados unidos y protestas en cientos de lugares en todos los continentes del mundo.

Debido a la prohibición de bocinas y megáfonos, la gente ha creado un micrófono del pueblo donde se repiten las palabras de todos. En nueva york se ha creado una asamblea de Occupy Wall Street en español.

Marcha por la puente Brooklyn el 17 de noviembre

Dos días antes del aniversario, la policía de NY desolojó el campamento en la media noche. Para prevenir que la gente protestara por este desalojo, cerró todas las estaciones del metro próximas a wall street y puso barricadas alrededor de la plaza. La policía arrestó a decenas de personas golpeándolos mucho, y tiraron todas sus cosas, incluyendo sus carpas, comida, suministros médicos y los 5 mil libros que pertenecieron a la biblioteca del pueblo.

Este violento desalojamiento recibió mucha prensa y animó a la gente a apoyar al movimiento. Al siguiente día miles de personas retomaron la plaza. Y el 17 de Noviembre, se celebró el aniversario de este movimiento de Occupy Wall Street.

En la mañana cientos de personas inundaron el centro financiero para prevenir la apertura de wall street. En la tarde más de 40,000 personas marcharon cruzando el puente Brooklyn bajo la bandera “Somos el 99%” Entre estos miles hubo muchos latinos y Andalucia Knoll nos trajo sus voces desde la marcha.

knoll!

Entrevista con Victor Toro: Cuando los migrantes indocumentados ocupen Wall Street – Primera Parte

24 Nov

“Nadie sabía que existían 12 millones de gentes moviéndose y trabajando y sobreviviendo en el seno de una sociedad tan grande como es los Estados Unidos. Solo ahí es que va a surgir el movimiento serio, verdadero, real, concreto.”

Por Claudia Villegas y Rodolfo Hernández – Huellas Mexicanas

Miembro fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionara (MIR) en Chile, prisionero político durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, exiliado político, y activista incansable en la lucha por los derechos de los trabajadores y los migrantes indocumentados en Nueva York y Estados Unidos, Víctor Toro -quien injustamente enfrenta un juicio de deportación y es acusado de haber pertenecido a una organización terrorista, el MIR- platicó en el sur del Bronx con Huellas Mexicanas acerca del Movimiento Occupy Wall Street y del papel de los millones de migrantes indocumentados y los mexicanos en el futuro de dicho movimiento.

Huellas Mexicanas: ¿Qué opinas del movimiento Occupy Wall Street?

Víctor Toro: Los grandes acontecimientos que se desarrollan en torno al Wall Street, como todas las grandes situaciones, siempre tienen su pequeña historia, y es muy importante recordar algún extracto de esa historia. En el 2006, en Estados Unidos explotó un movimiento social: el de los inmigrantes indocumentados. Participaron 200 mil, 300 mil, 400 mil y medio millón de gentes en las más grandes ciudades como Los Ángeles, Chicago, Nueva York, San Francisco, Washington, Virginia, Boston. Pero ese movimiento no surgió de la nada, surgió porque una situación política se había generado, se estaba madurando en el conjunto de la sociedad. Además de la existencia y la aparición y reaparición desde el anonimato, desde la oscuridad, de la existencia de un conglomerado de seres humanos que sobrepasaba los 12 millones de personas con una infinidad de situaciones humanas, sociales, económicas y políticas que reflejaban en sus rostros y en sus peticiones.

Pero paralelamente a este movimiento de los inmigrantes, ya se insinuaba en ese entonces la existencia de una crisis económico-social en las entrañas del monstruo, en Estados Unidos.  Y esta crisis era tratada de opacar, de silenciar, de no reconocerla. Estamos hablando del 2006. Y entonces, los más ultra reaccionarios, paradojalmente los causantes de esta crisis inicial en el 2006, trataban de mostrar a este movimiento social de protesta de los inmigrantes como los chivos expiatorios, como los causantes de esta crisis que se insinuaba, que aparecía. Entonces nosotros, los indocumentados, éramos los responsables del crecimiento del desempleo, éramos los responsables del aumento del terrorismo, de las diferentes situaciones que empezaba a vivir la sociedad. Si había deserción de la escuela, se decía que era porque los inmigrantes llenaban las salas de estudio. En la salud había un problema con la atención y los recursos para la salud y toda la sociedad, porque los inmigrantes estaban atendiéndose sin pagar. Entonces toda esta campaña es muy fuerte y alienta el desarrollo de sectores de la ultraderecha, del fascismo, del racismo,  del Ku Kux Klan, y de la derecha más derecha dentro del Partido Republicano como dentro del Partido Demócrata.

Y esta crisis que para muchos todavía es como una crisis encubierta, que no maduraba, que no surtía, pone a todo el mundo a reflexionar, a pensar. Siempre hay que tener presente que este territorio llamado los Estados Unidos, es un país conformado por alrededor de 350 millones de habitantes en el que la mayoría son gente anglo sajona, y por supuesto,  con un enorme crecimiento en los últimos cincuenta años de la población hispana. Se habla de que ya nos convertimos en la primera minoría. Entonces… no sé para que sirve ser primera, segunda o tercera minoría, pero bueno hemos crecido.

Es este cuadrito muy sucinto el que conlleva a que surja dentro de la lucha electoral desde hace dos años y medio atrás toda una tendencia “progresista” dentro del Partido Demócrata que postula a Barack Obama como candidato a la presidencia. Este hombre y este Partido logra capitalizar en alguna medida los descontentos, aplacar y dividir, neutralizar el movimiento de los inmigrantes, y adularlo con promesas de una posible ley de legalización en los primeros cien días cuando él fuera el presidente. Se transforma en el primer presidente negro de los Estados Unidos y es la respuesta que la clase dominante le da a esta crisis que todavía no la reconocen como tal, aun cuando en las postrimerías, al final de la campaña electoral, el Bush alcanza a decir que lo que se vivía en Estados Unidos era una recesión económica para lo cual había que realizar un rescate económico. Y logra con toda esta campaña en contra de los inmigrantes, con toda esta campaña en contra del terrorismo y el aumento de todos los males sociales en toda la sociedad, logra un apoyo en el Congreso para intentar salvar,  y rescatar de la crisis que el reconoce que se ha gestado en Estados Unidos. Una recesión con nombre y apellido de carácter económico en el país más poderoso del mundo. Y no sé a donde fueron a parar estos setecientos mil millones de dólares. Se supone que lo reparten entre los consorcios bancarios más poderosos que por su cuenta administran estos chavos, y que a veces desaparecen y nunca se sabe si sirvieron o no sirvieron, ni en que se invirtieron.

Pero también, apenas asume Obama, logra otro stock de dinero -un poquito mayor-  y también busca los mismos objetivos que buscó Bush. Y uno llega a pensar mal intencionadamente -o bien intencionadamente- que como que se repartieron la torta. O sea, los primeros 700 mil millones se los llevaron los Republicanos y los otros 700, los Demócratas. Se los repartieron entre sus adictos, sus apoyadores, y trataron de salvarse como dice el dicho, “que se salve el que pueda, pero primero nos salvamos nosotros.” Y eso ha pasado como desapercibido, ya nadie se acuerda de esta cantidad de dinero, que además sale del bolsillo de los contribuyentes, de cualquier persona que contribuye o que está en el frente laboral de este país. De ellos es, dinero para salvar a los que causaron la crisis -o sea, a los poderosos. Entonces con eso, Obama  y el Partido Demócrata, partía de reconocer que sí había una crisis y una recesión económica y que paulatinamente han sido más enfáticos en describir esta crisis.

Nunca los inmigrantes han sido acusados como los posibles culpables o uno de los culpables de la gestación de esta crisis por parte de la crisis dominante, por parte de los racistas, por parte de los sectores más ultraconservadores, ultra reaccionarios, tanto dentro del partido Demócrata como en el Partido Republicano, en el Congreso o en la Cámara, en la Casa Blanca o en el Pentágono. Siempre siguen teniendo esta opinión. Entonces, esta situación de recesión económica se ha prolongado por demasiado tiempo en los Estados Unidos. Ellos creen que ésta puede terminar, pero también dicen que todos los visos económicos de todos los economistas y estudiosos de aquí de los Estados Unidos -de todas las filiaciones políticas- es que no sólo la crisis se ha prolongado en el tiempo, sino que existe la amenaza de una profundización y la posibilidad de que se desarrolle de una manera más profunda. Y eso lo dicen hasta voceros del gobierno, y ahora lo repiten con más fuerza los que causaron la crisis original en los Estados Unidos, y que son la oposición Republicana racista.

Es en ese transitar que estamos, cuando ocurre la profundización de la crisis en Europa por salvar a Grecia. Ahí ha habido una última salida de parche para la situación. ¡Todos han sido parches, todas las soluciones! Para ayudar a Europa, para ayudar a España, para ayudar a Francia, para ayudar a la propia Inglaterra e incluso para salvar a la propia Alemania. Entonces esa crisis también se ha ido manteniendo en el tiempo y así es que surgen todos estos llamamientos populares para enfrentar nuevas y viejas situaciones. Viejas situaciones como la del África del Norte, que se producen grandes movimientos sociales convocados por el Internet, el famoso facebook, y el famoso twitter, y etcétera. La revolución de los twitter, la revolución de los facebook, y la revolución del Internet convocando a la liberación y la revolución del África del Norte. Y generan grandes movimientos sociales, y lanzan grandes movimientos de descontento a las grandes plazas populares, y tumban regímenes autoritarios, tumban dictaduras como las de Mubarack, cae Egipto y cae Túnez y caen un montón de pequeños gobiernos, mientras que por el otro lado también ellos desarrollan otras guerras paralelas donde las contradicciones toman una dirección diferente, como es en el Yemen, donde el gobierno que ahí existe es un gobierno títere del imperialismo y ahí pues no están las mismas fuerzas que involucran en Libia y tratan ellos de parar estas revoluciones superficiales por el Internet, pero que no son todavía revoluciones sociales.

Como yo decía en una conversación hace poco: la revolución no se hará por Internet. Hay que decirlo de manera enfática y radical, porque por Internet no se construye poder popular y comunitario. No se construye una alianza social revolucionaria de los pueblos, no se construye un partido revolucionario, no se construye una conciencia revolucionaria, no se educa combatientes y militantes para la lucha de clases. La lucha de clases es el termómetro histórico infaltable en todo acontecimiento histórico. Desde ahí es que surgirá la posibilidad de hacer avanzar todos estos movimientos sociales. No los estoy rechazando, pero no nos hagamos grandes ilusiones en estos movimientos convocados desde arriba.

La revolución siempre será una revolución de abajo y será un enfrentamiento de clase que en algunos momentos es encubierto como fue la lucha de los inmigrantes por 15 o por 20 años: silenciosa, desconocida. Nadie sabía que existían 12 millones de gentes moviéndose y trabajando y sobreviviendo en el seno de una sociedad tan grande como es los Estados Unidos. Solo ahí es que va a surgir el movimiento serio, verdadero, real, concreto. Entonces, eso no significa que no valoremos estos movimientos contestatarios, estos movimientos de indignados e indignadas. Ellos están haciendo su aporte, Liberty Plazaestán haciendo su contribución, están involucrando a amplios sectores que están siendo afectados por la crisis. Porque no sólo aquí ha sido la crisis de los migrantes. La recesión creó la crisis del sector hipotecario. Por ahí Obama tiró una medida de parche para beneficiar a 900 mil personas, ¡pero son 9 millones los afectados por la crisis hipotecaria! ¿Y qué pasa entonces con los otros millones de gentes? Puede que hayan unas soluciones de parche para los desempleados. Son el 13% de la población. El 13% de la población desempleada significa que son 45 millones de desempleados en este país producidos por la crisis actual.

A eso hay que agregar los afectados por la crisis crónica en los Estados Unidos, los que nunca han podido trabajar, los que viven de todas las entradas y el estado de bienestar y todos los resquicios, los que estuvieron en la guerra y que viven del sistema y que viven un sistema disfrazado. Esos son millones, son más que los 45 millones. Deben haber aquí, superior a 100 millones de gentes que no trabaja en este país, que no está resolviendo sus situaciones, y eso ha implicado el aumento del desamparo, el aumentó de los problemas económicos. Se acerban los ánimos y por lo tanto hay una situación de violencia generalizada que atraviesa todos los poros de la sociedad y del ser humano. Por eso es que hay más violencia doméstica, más robo, hay más violaciones, hay más crímenes, más presos, etcétera. Hay una tendencia mínima a la descomposición del sistema mismo cuando empiezan a expresarse de manera tan masiva estas situaciones, este cuadro. Ustedes ven los cuadros de la gente que anda haciendo fechorías en la calle es mayor en todas las direcciones. No sólo de violaciones, de robo. Hay gente que está asaltando bancos, que se está metiendo al supermercado. Y que hay un estado de corrupción generalizado, no sólo a nivel mínimo. Ya los políticos están robando a manos llenas y de forma descarada: los concejales, los gobernadores, los alcaldes y los pacos –los policías. Hay dos o tres procesos en los que se están investigando a grandes grupos de policías en las más altas esferas que han estado involucrados en contrabando de drogas, armas, etcétera. Hay unos mínimos rasgos de la descomposición por consecuencia de esta recesión reconocida y a veces desconocida por los estamentos del poder.

‘Indignados’ acampan en Atlanta

22 Nov

Gustavo Martínez Contreras – 13 de octubre 2011 –  Mundo Hispánico

Una réplica del movimiento pacifista surgido en Nueva York llegó a la capital del estado en busca de cambio político y económico.
Los ‘indignados’ ya acampan en Atlanta. El movimiento nacional en contra de la avaricia corporativa ya reúne a cientos de personas en Atlanta, con esperanza de que se logre un cambio ante las crisis económica y política que enfrenta el país.
“Soy parte del movimiento porque me interesa que se le haga una auditoría a la Reserva Federal y que se investigue a las instituciones financieras”, dijo Jennifer Lilling, una estudiante de Georgia State University que participó el viernes pasado en una concentración de los llamados ‘Indignados’.
Bajo el lema de ‘Nosotros Somos el 99%’, en alusión a que el uno por ciento de la población controla más del 50 por ciento de la riqueza, este movimiento se inició hace un mes en Nueva York, pero sus réplicas ahora se esparcen por todo el país.

Occupy Atlanta en Parque Troy Davis

el 99 por ciento. Cientos de personas han tomado el Parque Woodruff en el centro de Atlanta y le han cambiado al nombre a Parque Troy Davis, donde se han celebrado asambleas generales todos los días

‘El 99 por ciento’

Todo comenzó con un grupo de personas acampando en las afueras de la Bolsa de Valores de Nueva York, con la consigna de “Ocupemos Wall Street”, en donde se ubican las principales empresas financieras.
Aunque al principio fue ignorado, poco a poco ha ganado fuerza y el apoyo de figuras públicas y organizaciones de todo tipo, desde sindicatos hasta activistas proinmigrantes.
El movimiento ‘Nosotros somos el 99%’ se ha levantado en contra de la desigualdad social y económica y a favor de que se redistribuya la riqueza de manera equitativa, entre otras cosas.
En la capital de Georgia, los Indignados han tomado el Parque Woodruff, el cual ahora denominaron Parque Troy Davis en memoria del hombre que fue ejecutado en este estado hace un par de semanas a pesar de las protestas internacionales y los cuestionamientos sobre su culpabilidad.
Ahí, la noche del viernes, cientos de personas se reunieron para celebrar la asamblea más grande que el movimiento en Atlanta ha tenido hasta la fecha.
“Yo nunca me involucraba en nada, pero estoy cansada de que la gente rica se siga enriqueciendo y que a nos sigan quitando lo poco que tenemos”, dijo Deidre Robinson, de Alpharetta, una de las asistentes.
Hubo otros que llegaron solo para darse cuenta que lo que se exponía en la asamblea no iba con su ideología.
“Mucho de lo que dicen me suena muy comunista, aunque hay varios puntos que suenan más libertarios, que es mi ideología”, dijo un hombre que solo se identificó como Rugh.
Para otros la asamblea del viernes tuvo un impacto esperanzador.
“La manera en que se maneja la educación en este país te hace pensar que las corporaciones y el gobierno quieren mantener a la gente ignorante. Pero este 99 por ciento no es ignorante y el establishment no está preparado para este movimiento”, opinó Andrés Sosa.
Entre los asistentes también hubo veteranos que dijeron estar cansados de la guerra y de las corporaciones que se benefician de los conflictos. “Yo me gané este uniforme al ir a pelear en Afganistán y vi que no vale la pena el ir a morir en esos países. A mí no me preocupa la gente que vende los helicópteros, sino la gente que se muere en ellos”, dijo John T. Row IV.

Le pidieron que esperara

Durante la asamblea general el viernes pasado, el congresista John Lewis, ícono del movimiento por los derechos civiles de los afroamericanos, apareció por sorpresa y pidió la palabra, pero el grupo le pidió que esperara su turno.
Una parte del grupo sí quería que hablara y otra quería que esperara hasta que hubiera espacio en la agenda. Esta división de posturas motivó la decisión de seguir adelante con la reunión conforme lo planeado y que Lewis hablara cuando hubiera espacio para ello.
“El punto de esta asamblea es iniciar un proceso democrático en el que ningún ser humano es inherentemente más valioso que otro ser humano”, dijo Joe Díaz ante la asamblea luego de reconocer la labor del congresista en la lucha por los derechos civiles.
Al tener que asistir a otro evento, Lewis se fue sin decir mucho. “Este es su esfuerzo y tienen el derecho de tomar sus decisiones de una manera democrática”, dijo Lewis a MundoHispánico. “Lo único que vine a decir es que estoy con ellos y que los apoyo”.

¿Inmigrantes ‘indignados’?

El borrador de la Declaratoria de Occupy Atlanta inicia haciendo alusión al preámbulo de la Declaración de Independencia de EE.UU.
“Sostenemos como evidentes esta verdad: que el 99 por ciento merece los mismos derechos, las mismas protecciones, el mismo acceso y las mismas oportunidades que el 1 por ciento que se beneficia desproporcionalmente del sistema actual”, se lee en el borrador.
El documento parcial incluye 11 demandas que van desde el control en el gobierno hasta la denuncia de un sistema penal privado que lucra al encarcelar a las comunidades marginadas. Sin embargo, no se menciona una de las luchas más significativas de la actualidad: la de los 
inmigrantes.
“Estamos siendo parte del proceso para que se incluyan demandas especificas de la comunidad indocumentada”, indicó Gustavo Madrigal, de la Juventud Indocumentada de Georgia (GUYA) que estuvo presente en la asamblea del viernes.
Tim Franzen, de Americans Friends Service Committe, dijo que miembros de la comunidad inmigrante han jugado un papel importante en el proceso de Occupy Atlanta. “Estamos escuchando sus sugerencias porque nosotros no queremos estas leyes racistas en Georgia ni en el resto del país”, agregó Franzen, aclarando que el pliego de demandas está abierto.
Para que eso ocurra, se deberá ver una mayor participación de la comunidad latina, según opinaron algunos de los que asistieron a la asamblea.
“Si queremos integrarnos, debemos incorporarnos al proceso”, dijo Jahmila Torrejón.

¿Desalojados?

Se rumoraba que la policía desalojaría a los manifestantes del parque por violar la ley que prohíbe permanecer en los parques de la ciudad después de las 11 de la noche. Sin embargo esto no había ocurrido hasta el cierre de esta edición. Las asambleas generales se celebran todos los días a partir de las 6 p.m. Los organizadores además planean una protesta para este fin de semana.

Protesta de los Indignados
¿Cuándo? 11 a.m. este sábado
¿Dónde? Frente al Capitolio de Georgia, sobre la Avenida Washington en Atlanta. Estaciones de MARTA Five Points o Georgia State.
Más informes: contact@occupyatlanta.org o occupyatlanta.org